Decoración de dormitorios | cabeceros

Los cabeceros de cama son esa parte de la decoración del dormitorio, que muchas veces hacen la diferencia, ya que con ellos se pueden introducir colores, patrones, texturas, vinilos, papel tapiz o recuperar cosas en des uso, siendo además muchas veces, el centro de atención de toda la habitación.

Una opción muy interesante es la de la foto principal en la portada, en la cual se aprecia un cabecero de cama realizado en madera tejida, lo cual se logra con láminas de madera sobre puestas y entrecruzadas, clavadas en marcos de madera que sostienen toda la estructura. Inclusive puede intentarse hacer personalmente.

Si no se tiene el espacio como para agregar elementos extra, se puede usar el clásico cambio de color a la altura de la cama, introduciendo un tono fuerte, de modo de resaltar ese espacio.

Los tapizados acolchonados, son quizás de las opciones más practicas, ya que con ellos uno, no solo decora con un bello color y una textura a elección, sino que además es una forma de protección de la cabeza contra la pared de atrás.

Aquí podemos distinguir una variante de la idea dada líneas atrás. En este caso se utiliza toda la pared de atrás de la cama con un patrón distinto al del dormitorio, pero a su vez, sobre la cama se vuelve al mismo color predominante de la habitación, en este caso el blanco.

Pero no se quede en poco. Si usted quiere dejar volar la imaginación, existen muchas posibilidades. En esta foto vemos el cabecero hecho con tres paneles de madera horizontales, pero podrían ser persianas viejas, ventanas o la simulación de una chimenea. La pintura oscura en todo trabajo en madera, sobre una pared blanca, es muy interesante.

Pero si de sofisticación estamos hablando, pues entonces querrán esta opción, que abarca varias de las dadas anteriormente. Un patrón de pared muy elegante, marco de madera y un cabecero tapizado de un color fuerte contrastando.

Si recurren a casas de venta de artículos de segunda mano, o casas de remates, podrían conseguir camas antiguas, en las que el cabecero venía incorporado en la parte de atrás, en la misma madera de la cama, con un marco tallado, generalmente en un color distinto, como si fuese el finalizado de un cuadro.

Y para terminar les dejamos la idea más practica. Los tapizados para cabeceros, pero con la sutil diferencia de que estos son también tres almohadones que solo están contra la pared sin ninguna unión especial. Por lo cual son fáciles de sacar y cambiarles el forro, para variar la decoración del dormitorio, con rapidez y gastando poco dinero.

Te puede interesar:

Cabeceros de cama | ideas

Dormitorios modernos | fotos

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *